0.jpg

Si quieres redecorar la habitación de tu hijo o hija, no caben dudas que una alternativa sumamente recomendable por ser fácil y económica es la de darle un nuevo color a las paredes. En relación con esto, es importante considerar que el cuarto de un infante es un tanto especial, ya que se le pueden incorporar ciertos toques que no se podrían añadir en todos los rincones de la casa. Esto es así porque la habitación de un pequeño debe ser colorida y alegre, de tal forma que no cae en el ridiculo si se le incorporan ciertos detalles, como dibujos, murales o vinilos.

Antes de pintar el cuarto en cuestión, debes fijarte sobre qué temática gira la ambientación del sitio en sí. La idea es que todos y cada uno de los elementos del dormitorio armonicen entre sí, inclusive la pintura de las paredes.

Puedes incluir un gran mural en una de las paredes, un dibujo relativamente pequeño en las mismas, empapelado para mejorar la visa del dormitorio o, por supuesto, darle una nueva mano de pintura a la habitación. Con respecto a esto, no dudes en optar por tonos pasteles, los cuales aportan tranquilidad y luminosidad a cualquier ambiente de una casa.

  • 1

  • 2

  • 3

  • 4

  • 5

  • 6